El chavismo ha sacado este martes un as debajo de la manga. Jorge Rodríguez, alcalde de Caracas y dirigente del Partido Socialista de Venezuela (PSUV), ha solicitado al Consejo Nacional Electoral (CNE) –controlado por el oficialismo– la anulación de la inscripción de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) como partido político por supuestos fraudes cometidos en la recaudación del 1% de las firmas necesarias para activar un referendo revocatorio contra el presidente, Nicolás Maduro.

Rodríguez ha insistido en que más de 50.000 firmas fueron anuladas por “irregularidades muy graves” y otras 250.000 por no cumplir con los requisitos exigidos para su validación. “Es el fraude electoral más gigantesco que se haya cometido en el país”, dijo el alcalde de Caracas.

La MUD figura como el partido solicitante del referéndum, lo que supone un revés en el proceso revocatorio. “¿Cómo se va a activar un artículo de la Constitución (el referéndum revocatorio) con un basamento tan profundamente manchado?”, se ha preguntado el oficialista tras reunirse con la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, a quien ha entregado el documento con la solicitud de anulación la coalición opositora.

En los siguientes días, el Consejo Electoral evaluará el expediente presentado por el partido gobernante para decidir si accede a la anulación de la MUD.

Entretanto, Henrique Capriles, gobernador del Estado de Miranda y excandidato presidencial, ha calificado como una “locura” la maniobra del chavismo: “Esas locuras tienen detrás una intención: robarle al pueblo venezolano el revocatorio”.

La tensión se ha incrementado por la ausencia de una respuesta del poder electoral en torno al referéndum. El CNE había prometido pronunciarse antes del martes sobre las firmas validadas por la oposición a finales de junio, pero no ha hecho ningún anuncio. A última hora de la tarde aseguró que se pronunciará el próximo lunes.

La oposición ha convocado para este miércoles a una movilización hacia todas las sedes principales del Consejo Electoral en el país para exigir una fecha para conseguir el 20% de las firmas de los votantes –más de cuatro millones– necesarias para avanzar en un revocatorio. “Creo que la señora Lucena está subestimando al pueblo venezolano… Está jugando con la paciencia del pueblo”, aseguró Capriles.