SANTO DOMINGO. El senador de la fronteriza provincia de Pedernales acusó a la comunidad internacional de instigar el odio en las relaciones entre Haití y la República Dominicana por la perversa campaña que mantienen contra el país acusándolo de racista y xenófobo.

Sánchez también fustigó lo que considera una falta de sinceridad de parte de las autoridades haitianas frente a los compromisos y acuerdos que pacta con el país.

El congresista peledeista lamentó que Canadá, Francia, Estados Unidos, Caricom, CIDH y el Centro Carter en vez de trabajar por el fortalecimiento y convivencia armónica de los dos países que conforman la Isla de Santo Domingo, se dediquen a presentar a Haití como víctima y a República Dominicana como sus verdugos.

Entrevistado por Héctor Herrera Cabral en el programa D´AGENDA que cada domingo se difunde por Telesistema Canal 11, Sánchez dijo que esas instancias se encargan de maximizar cualquier hecho aislado que suceda en el país en el que se vean envueltos ciudadanos haitianos.

Calificó como altamente sesgada la actitud que tienen potencias, organismos internacionales y Ongs en torno a la realidad de las relaciones entre de las dos naciones.

“Todo luce indicar que los organismos internacionales viven del conflicto entre Haití y la República Dominicana, porque se mantienen magnificando la crisis, mantienen una campaña contra el país acusándonos de racistas y xenófobos, que a fin de cuenta lo que hace es instigar el odio entre ambos países”, insistió el congresista oficialista.

Dijo que personalmente ha sido testigo de la manera tan irrespetuosa conque instancias, como la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, tratan a la República Dominicana.

Lamentó que potencias y organismos internacionales en vez de apoyar en Plan Nacional de Regularización de Extranjero, para solucionar el problema de los inmigrantes ilegales haitianos, lo que se dediquen es a desacreditarlo y a difamar al país en el plano internacional.

Sánchez sostuvo que el gobierno dominicano ha aportado recursos millonarios para implementar ese plan totalmente gratuito, como no se ha hecho en ninguna parte del mundo, incluyendo el propio Haití que les cobra a sus ciudadanos para documentarlos.

Dijo que la propia comunidad internacional fracasó en un plan de documentacion puesto en marcha en la vecina nación, algo que no ha sucedido con el que se ejecuta en el país.