NUEVA YORK.- Dos familias procreadas por el fenecido artista dominicano Benny Sadel se disputan su entierro, pautado para este lunes.

Si la esposa de Sadel, Carina Batista, de quien el artista estaba separado desde hace más de 15 años, y Ana Rosa Jiminian, quien convivió con el cantante por los últimos 17 años, no se ponen de acuerdo, la sepultura será suspendida hasta que un juez determine a quien le corresponde decidir el lugar del entierro (Nueva Jersey o República Dominicana).

Jiminian quiere sepultar los restos de Sadel en el cementerio Maple Grove, de Hackensack, Nueva Jersey, mientras Batista quiere que sea en República Dominicana.

Sadel fue puesto en capilla ardiente este sábado en la funeraria Ortiz, del Alto Manhattan.