Canciller dominicano Roberto Álvarez.
Canciller dominicano Roberto Álvarez.

La cancillería dominicana dijo hoy que se quedó perpleja frente a los términos del comunicado de prensa emitido por la Cancillería haitiana en el día de ayer, donde se informa a la opinión pública que los incidentes acontecidos el día 7, cuando un grupo de haitianos armados intentó impedir el patrullaje del Ejército dominicano alegando que lo hacían en su territorio.

Las autoridades haitianas dijeron que el conflicto se originó por acciones provocadoras realizadas por el Ejército de República Dominicana, las que incluyen supuestas violaciones del espacio haitiano, tanto aéreo como terrestre.

Según el comunicado, “observadores” indicaron que los militares dominicanos habían violado el territorio haitiano, aparentemente como respuesta a lo que se considera como una incursión haitiana en suelo dominicano, versión que es rechazada rotundamente por el canciller dominicano Roberto Álvarez, quien se refirió al tema este jueves mediante rueda de prensa.

“Está confirmado que los eventos en cuestión fueron iniciados por ciudadanos haitianos que irrumpieron en territorio dominicano excavando una zanja en territorio dominicano con el propósito de impedir las labores de las patrullas fronterizas”, dijo la Cancillería dominicana.

El gobierno dominicano hizo un enérgico llamado a las autoridades haitianas para que asuman el control del orden en su territorio y eviten nuevas situaciones que sigan agravando la ya delicada situación.

Asimismo, solicitaron al Gobierno haitiano una ratificación pública informando que no cuestionan en ninguna medida la actual delimitación fronteriza basada en los acuerdos de 1929, 1935 y 1936.

“República Dominicana no ha violado de manera alguna la integridad territorial haitiana”, añadió el Canciller.

El Gobierno de República Dominicana reiteró su voluntad al diálogo franco, transparente y responsable para resolver la actual crisis, pero manifiesta igualmente de manera contundente que tomará, con apego a derecho, todas las medidas necesarias para preservar su integridad territorial.