El Gobierno prohibió este martes la comercialización de productos lácteos y sus derivados destinado al consumo humano que no cumplan con los requisitos de etiquetado establecido.

La prohibición entrará en vigencia a partir del primero de agosto. La decisión fue adoptada durante una reunión de la Comisión Interinstitucional de Normas y Etiquetados de Alimentos que preside el ministro administrativo de la Presidencia José Ramo Peralta.

En 90 día hábiles, Salud Pública dará respuesta para que población y productores tengan seguridad de estas condiciones de los productos.

A partir de que se cumplan los plazos anunciados, ProConsumidor y Salud Pública verificarán el cumplimiento de las medidas anunciadas.