Poco a poco, la ciudad se convierte en un pequeño paraíso…


SANTO DOMINGO. Poco a poco, la ciudad se va convirtiendo en un pequeño paraíso urbano donde el caos y el desorden en el tránsito da paso a calles sin tapones y guaguas voladoras al punto de matarte si osas cruzar la calle precisamente en el paso para peatones.

Se podrá respirar…La ciudad vuelve a su origen: ciudad de ciudadanos para la buena convivencia, el disfrute y el respeto a las normas.

La Semana Santa es la única fecha del año en que la ciudad de Santo Domingo es un lugar apacible y cercano.

Disfruten hasta el lunes, al menos que un milagro los deje a todos en las playas y montañas o que el toque de una varita mágica los convierte a su regreso en CIUDADANOS OBEDIENTES DE LAS LEYES DE TRÁNSITO.

Comenta tu opinión

comentario...

Previous Encuentran la segunda caja negra del vuelo #Germanwings
Next En Semana Santa, la basura al zafacón

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *