Un mes después del huracán, escasea el agua potable en Haití


Ha pasado casi un mes desde que el huracán Matthew azotó el sur de Haití y gente como Kettley Rosier y muchos de sus vecinos que todavía deben gastar lo poco que tienen en agua potable.

Los pozos y las tuberías de las que la gente de esta península depende para el agua limpia fueron contaminadas o dañadas por la crecida del mar o por las aguas residuales de las letrinas al aire libre que se usan habitualmente en las zonas rurales de Haití.

Las aguas sucias de pozos y ríos transportan la bacteria del cólera, que los epidemiólogos sospechan puede haber infectado a miles de personas desde el paso del huracán de categoría 4.

En pocas palabras, no hay suficiente agua limpia para beber, y menos bañarse, en sitios como Coteaux, aumentando las penurias de gente que a menudo perdió su vivienda, sus cosechas y sus animales, que eran su sustento.

“Estamos cansados de esto”, dijo Rosier una mañana reciente, mientras se rascaba un sarpullido producto probablemente de un baño que se había dado con aguas sucias.

La mujer tiene que comprar pequeñas bolsas de agua para beber a vendedores callejeros.

“Solo Dios sabe cuando volverá el agua limpia”. Una cantidad de organismos internacionales de asistencia han trabajado intensamente en la limpieza de pozos contaminados, distribuido millones de tabletas purificadoras e instalado estaciones de tratamiento del agua en los lugares más golpeados por el huracán.

Pero eso no es suficiente. Aproximadamente el 90% de las tuberías que transportan agua en el sudoeste de Haití fueron dañadas por la tormenta del 4 de octubre, según el servicio de obras sanitarias. Los pozos, tanto privados como comunitarios, fueron contaminados en tres provincias.

Comenta tu opinión

comentario...

Previous Escaso apoyo a paro contra Maduro en Venezuela
Next Se hunde barco pesquero a 60 millas de Puerto Plata, tripulantes salen ilesos