SANTO DOMINGO. El expresidente Leonel Fernández consideró ayer que el proyecto de reforma constitucional que reposa en el Senado de la República es inaceptable, por el riesgo y la inseguridad que implica para la supervivencia de la institucionalidad democrática del país, ya que no ofrece garantía de que en el futuro no se instaure la reelección indefinida y se abra la puerta al surgimiento de una especie de “Trujillo del siglo XXI”.

Fernández aclaró que no está opuesto a la reelección como tal, sino a que se modifique la Constitución para beneficiar al presidente de turno.

“Sería sumamente peligroso para el porvenir de nuestro pueblo. Sería nefasto. Sería catastrófico, ya que dejaría las posibilidades abiertas para que en la posteridad surja algún aventurero que modifique de nuevo la Constitución, pero esta vez para restablecer la reelección indefinida e intentar perpetuarse en el poder”, planteó el también presidente del Partido de la Liberación Dominicana.

“Así tendríamos al Trujillo del siglo XXI, que vendría a cercenar nuestras libertades, a mutilar nuestra dignidad y a truncar nuestro porvenir como pueblo”, enfatizó Fernández.

Estas apreciaciones del exmandatario estuvieron precedidas de una amplia explicación de porqué él entiende que nuestra Constitución debe ser de carácter rígido, es decir, de difícil modificación, para que no sea un instrumento que favorezca a mandatarios de turno.

En ese sentido, planteó que la ley de convocatoria a la asamblea nacional es orgánica y que por lo tanto debe ser aprobada por las dos terceras partes de los miembros presentes en el Senado y en la Cámara de Diputados.

Afirmó que una reforma constitucional como la que se busca en el Congreso Nacional debe ser validada por un referendo.

Señaló que para buscar restablecer la reelección consecutiva se ha invocado el supuesto enorme respaldo popular del actual presidente Danilo Medina y se han utilizado consignas que indican que por como el pueblo es el que manda, debe permitirse la repostulación.