El líder de Hong Kong, John Lee, dijo el martes que sólo aplicará sanciones de Naciones Unidas, después de que Estados Unidos advirtiera que la posición del territorio como núcleo financiero podría verse afectado mientras sirva de refugio a personas sancionadas.

Lee emitió su comunicado unos días después de que un yate de lujo relacionado con el magnate ruso Alexey Mordashov amarrase en la ciudad.

Mordashov, que se cree tiene estrechos lazos con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, fue sancionado por Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Europea en febrero tras la invasión rusa de Ucrania. Las autoridades hongkonesas han dicho que no aplicarán sanciones unilaterales impuestas por otros gobiernos.

“Cumpliremos con las sanciones de Naciones Unidas, ese es nuestro sistema, ese es nuestro estado de Derecho”, dijo Lee a la prensa.