ESTADOS UNIDOS. A tan solo unas pocas horas del primer vuelo «rasante» que practicará la sonda New Horizons, ya tenemos datos nuevos e interesantes sobre el planeta enano. Plutón es, desde hace unos días, una auténtica caja de sorpresas.

Y éstas no han hecho más que empezar. Por ejemplo, ya podemos decir con seguridad que este planeta enano no es tan pequeño como creíamos.

También sabemos que ha de contener más hielo del que se esperaba. Eso, unido a su fascinante geología y a su atmósfera alienígena ha sido solo el entrante de un plato que los astrónomos llevan años esperando.

Mientras New Horizons orbita bajando hacia Plutón, no ha perdido ni una sola oportunidad de informar de cualquier pequeño detalle que se le ponía a tiro.

Los primeros no tardaron en llegar. Se referían a una fascinante geología que incluye formaciones rocosas desconocidas y fascinantes.

Recientemente hemos podido saber de un nuevo e interesante dato: Plutón es más grande de lo que pensábamos.

En concreto, su diámetro mediría unos 2.370 km, dos terceras partes del tamaño de la Luna, aproximadamente.

Esto, por supuesto, nos indica nuevos datos sobre la estructura y composición de Plutón. Según los astrónomos, el mayor diámetro implicaría que está formado por una mayor cantidad de hielo y menos roca debajo de su superficie. Esto choca un poco con las previsiones anteriores.

Hasta el momento, la medición de Plutón ha sido bastante compleja de acometer. Básicamente, Plutón se encuentra demasiado lejos.

Además los brillos propios del hielo y la roca nos han engañado en más de una ocasión. Ahora, cuando ya estamos tan cerca, parece que por fin vemos más claramente a Plutón en todo su esplendor. Solo así podremos saber de qué está hecho, en realidad, este planetoide. La composición de sus capas es muy importante porque determina la geología y dinámica geológica del planeta enano.

Entendiendo estas dos partes podremos dar explicación a las maravillas que nos muestre New Horizons en su próxima pasada (si sobrevive).