SANTO DOMINGO. Siete días después del suceso, las autoridades dominicanas enviaron al Gobierno de Martelly una carta diplomática que señala el riesgo a su integridad física que vivieron los funcionarios y empleados del consulado dominicano en Anse-a-Pitre el pasado dos de enero.
La misiva reclama tomar medidas de seguridad para resguardar esa misión y otras dispuestas en ese territorio.
La revelación la hizo ayer el canciller Andrés Navarro, después de preguntas de periodistas que le entrevistaron durante la rueda de prensa en la que anunció la celebración del “Foro de la Diplomacia Dominicana”, el próximo miércoles en la Cancillería.

Navarro dijo que la nota fue enviada por medio de la Embajada dominicana en Haití, el mismo dos de enero en la tarde, tras confirmarse la situación que se vivía en el consulado.
Se recuerda que el pasado viernes 2 de enero, parte de la misión dominicana en el consulado de Anse-à-Pitre vivió momentos de inseguridad, cuando haitianos rodearon la instalación en procura de la liberación de tres pescadores de ese país presos de este lado de la isla por pesca ilegal.
El Canciller definió la situación como “lamentable”, pero sin esclarecer si se trató de un secuestro, como divulgaron algunos medios posteriormente. Aseguró que desde el incidente violento, el gobierno “ha estado trabajando todos los días para que una situación como esa no vuelva a repetirse en territorio haitiano respecto a las misiones que tenemos en Haití”.
“Para el gobierno dominicano es de alta preocupación no solamente lo que pasó en Anse-à-Pitre, sino lo que ha pasado en otros consulados y potenciales situaciones de inseguridad que se puedan generar en los próximos días”, expresó.
Según el alto funcionario, el gobierno haitiano dio garantías, vía la Embajada dominicana, de que tomará todas las medidas para asegurarse de que hechos de esa naturaleza no se repitan nuevamente.