El excónsul general de Haití, Edwin Paraison, manifestó este miércoles que el asesinato a tiros del presidente haitiano, Jovenel Moïse, fue realizado por un comando altamente profesional que incluso tomó el control del barrio de Pelerin en Puerto Príncipe, donde residía el mandatario.

Paraison sostuvo que desde hace dos años se le había aconsejando a Moïse cambiar de residencia, porque el barrio de Pelerin no ofrece las condiciones de seguridad necesaria para un presidente.

“El comando que realizó el operativo ha sido o es integrado por agentes altamente profesionales, porque controlaron todo el perímetro y llegaron de sorpresa a la hora que llegaron (entre 1:00 a.m y 2:00 a.m.) y posiblemente le estaban dando seguimiento a la seguridad dentro de la casa, porque al estar en casa privada y ser un palacio no creo que tuviera más de cinco o seis miembros de seguridad”, indicó.