CARACAS. Los venezolanos acuden el domingo a las urnas para elegir una nueva Asamblea Nacional que podría abrir el camino a una serie de cambios políticos en el país sudamericano, inmerso en una profunda crisis económica que ha golpeado la popularidad de su gobierno socialista.

Unos 19,5 millones de electores están habilitados para participar en estos comicios en los que se elegirán 167 diputados.

El oficialismo apuesta en estas elecciones por asegurar la continuidad del modelo socialismo, mientras que la oposición, que figura como favorita según las principales encuestas, busca arrebatar a los sectores aliados al gobierno el control de la Asamblea Nacional, que han mantenido por más de una década, e impulsar una serie de cambios.

Pasadas las 6 de la mañana, representantes del Consejo Nacional Electoral ordenaron la apertura de unas 40.601 mesas en los 24 estados del país, incluida la capital, que estarán funcionando unas doce horas. El cierre de los centros de votación podría demorarse en función de la cantidad de votantes que estén a la espera de sufragar.

La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, dijo en una transmisión de la televisora estatal que más del 70% de las mesas de votación en todo el país iniciaron su actividad y comenzaron a recibir electores.