El presidente Luis Abinader aseguró este domingo que en caso de materializarse una intervención en Haití, la República Dominicana no formaría parte de una fuerza militar y que el apoyo que daría sería desde el punto de vista diplomático.

El mandatario advirtió además, que de ninguna manera aceptará en el país ningún asentamiento, aún sea por situación humanitaria, indicando que eso se puede hacer en el mismo territorio haitiano.

El presidente Abinader hablo en estos términos al encabezar una rueda de prensa en esta provincia, acompañado de la primera dama Raquel Arbaje; el ministro de Defensa, teniente general Carlos Luciano Díaz Morfa; el comandante general del Ejército, mayor general Carlos Antonio Fernández Onofre; el director del Cuerpo Especializado en Seguridad Fronteriza y Terrestre (CESFRONT), general de brigada Frank Mauricio Cabrera Rizek; la gobernadora de Dajabón, Rosalba Milagros Peña y el diputado Darío Zapata.

“Durante un año nosotros hemos llevado acciones diplomáticas, desde septiembre del año pasado que en mi discurso ante la Organización de las Naciones Unidas dije que la única manera de llevar la paz a Haití era con una fuerza internacional que ayudara a la policía de Haití, pero que lo que apoyara para llevar la pacificación de ese país”, recordó.