SANTIAGO. La ola de delincuencia que azota a Santiago parece irrefrenable. Los moradores de todos los sectores de la Ciudad Corazón se quejan de que no pasa un día sin que los ladrones arrasen en establecimientos comerciales y a los particulares. Todo el mundo con el grito al cielo pero nadie para la criminalidad.

Comenta tu opinión

comentario...