En medio de un creciente caos, el presidente Donald Trump ordenó el retiro de todos los soldados estadounidenses del norte de Siria para evitar un conflicto sangriento entre Turquía y los combatientes kurdos, respaldados por Estados Unidos, que “empeora cada hora”, informó el secretario de Defensa Mark Esper el domingo.

La decisión da indicios de que es probable que se retiren los aproximadamente 1.000 soldados estadounidenses en Siria que han colaborado con los kurdos en la lucha contra el grupo Estado Islámico en el noreste del país, aunque Esper no mencionó si los soldados estadounidenses abandonarán el país.El Pentágono ya había retirado a unos 30 soldados de la zona del ataque turco en la frontera. Al aumentar la violencia, así como la expansión de la invasión de Turquía y la posibilidad de un conflicto más confuso, todas las fuerzas estadounidenses en la frontera abandonarán la región.

Comenta tu opinión

comentario...