El tesoro histórico que reveló el huracán Matthew en una playa de Carolina del Sur

El tesoro histórico que reveló el huracán Matthew en una playa de Carolina del Sur

El huracán Matthew causó severos daños a su paso por el Caribe, la Florida, Georgia y las Carolinas, y dejó lamentablemente un doloroso saldo de personas fallecidas. Pero su furia reveló, en una singular consecuencia de su azote, un explosivo tesoro histórico.

El pasado domingo, el ex alcalde de la localidad, Richard Beck, realizaba un recorrido y fotografiaba los daños causados por la tormenta en la Playa Folly, en Carolina del Sur, un área que soportó las fuertes mareas, vientos y lluvias de Matthew. De repente, en la arena, vio una extraña masa de color café-rojizo, parcialmente al descubierto luego que el huracán se llevó consigo la arena que la había mantenido cubierta por muchos años.

Las antiguas y oxidadas balas de cañón de tiempos de la Guerra Civil estadounidense que el huracán Matthew reveló en una playa de Carolina del Sur. (Sherrif Condado de Charleston)

Según el relato de la televisora local WTOC, Beck no tardó mucho en darse cuenta de lo que se trataba: 15 balas de cañón (o 16, según otros relatos), de tiempos de la Guerra Civil, que con el tiempo se habían cubierto de herrumbre y, por ello, se había aglomerado y parecían una suerte de rocas redondeadas.

Las balas de cañón, hechas de hierro y rellenas de pólvora, datarían de entre 1861 y 1865, presumiblemente, y eran todavía potencialmente peligrosas por contener material explosivo. Por ello fue necesario que expertos acudieran a revisarlas y retirarlas del lugar, una playa frecuentada por la comunidad. Pese a haber estado más de 150 años sepultadas bajo la arena de la playa, esa munición de tiempos de la guerra entre la Confederación y la Unión aún podía tener efectos destructivos.

Beck se comunicó las autoridades locales para reportar su hallazgo y expertos en explosivos del Alguacil del Condado de Charleston acudieron al lugar y procedieron a la detonación controlada de las históricas balas de cañón. Unas pocas fueron preservadas y transportadas a una cercana base naval.

Las autoridades alertaron previamente a la comunidad de que la detonación controlada de las bombas provocaría una explosión que podría ser escuchada no solo en la Playa Folly sino también en las zonas contiguas de Charleston y James Island. Y todo se llevó a cabo sin incidentes.

Comenta tu opinión

comentario...

Noticias Relacionadas