Radhamés…

POR JOSÉ ARIAS

SANTO DOMINGO. Al recién fallecido veterano periodista dominicano Radhamés Gómez Pepin le gustaba que lo llamarán “Radhamés” a secas. Su estilo era provinciano, de un santiaguero “cerrao” sin lugar a  dudas.

Su estilo de andar en sandalias y saludar bajito como sin querer a quienes les pasaban a su lado no era una luz verde para no imponer su marca de fábrica . Su sello personal para que las noticias, los periodistas a su cargo y el periódico funcionarán sino a la perfección, por lo menos cerca de ella, de esa línea invisible que separa lo mediocre de la calidad.

“Ese titulai de esa poitada no me gusta cambialo por ete. ¿Quién tituló esa noticia así? “

Así lo escuché alzar la voz en la redacción en El Nacional, allá, en los años que laboré como reportero de farándula y sociales. (Solo me faltá ser periodista deportivo).

Alguna vez escuché que un sector de los periodistas rechazaban su desgano hacia el “periodismo para intelectuales” .

A él le gustaba que el reportero plasmara en su nota que al policía lo mataron de dos balazos no una crónica florida y perfumada sobre los orígenes de la criminalidad en la República Dominicana, causas y consecuencias y que al final no se sepa que al policía lo mataron de dos balazos.

Puras especulaciones , solo la historia del periodismo dominicano se encargará de dilucidar la profundidad o no de su diarismo a paso lento pero con la astucia y el olfato del sabueso.

Lo que todos sabemos es que Radhamés fue y será una ESCUELA DE PERIODISMO.

Recuerdo más cosas de él pero el tiempo y la vida apremian en estas eras de tecnologías que no te deja ni siquiera respirar a gusto.

Lo recuerdo en el jardín de mi casa, libando ron junto a mi padre Fermín Arias Belliard, el fenecido Leo Reyes y Juan José Ayuso.

Las historias que contaban y las risotadas que se daban por cualquier cosa. Luego, Radhamés fue abstemio durante décadas.

Me siento orgulloso de haber compartido varias etapas de mi vida personal y laboran con Radhamés.

Las críticas a su caminar por la vida como ser humano y profesional se los dejo a otros. No me gusta especular sobre hechos que desconozco.

El periodista debe confirmar, ratificar y constatar los hechos, cruzar información y tener varias versiones sobre lo que va informar.

A Radhamés lo quiero recordar sin “fiambres” ni “refritos” .

Descanse en paz , Don Radhamés…

Comenta tu opinión

comentario...

Noticias Relacionadas