El procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, instó ayer a iniciar las conversaciones a fin de que el país sea dotado de una nueva ley de drogas en la que, entre otras cosas, se vea al consumidor como un enfermo que necesita ser tratado.

Para Domínguez Brito el consumo de sustancias controladas debe ser tratado como un problema de salud pública, a diferencia de lo contemplado en la Ley 50-88 sobre drogas.

“Eso implica nuevos mecanismos para establecer seguimientos, incorporación de nuevas entidades al tema de drogas, con una participación más activa del Ministerio de Salud en cuanto al seguimiento a los adictos y un mayor presupuesto para las instituciones como Hogares Crea”, propuso el procurador Domínguez Brito mientras esbozaba los puntos que a su entender deben ser tomados en cuenta.

El funcionario fue enfático al aclarar que esa reorientación no significa despenalizar el consumo.

Discuten ley lavado activos

El presidente de la Dirección Nacional de Control de Drogas, mayor general, Julio César Souffront Velázquez, indicó que ya han iniciado discusiones para la adecuación de la ley 72-02 sobre lavado de activos.

Explicó que los posibles cambios a esta legislación lo está manejando el Consejo Nacional de Drogas, la Superintendencia de Bancos y la Procuraduría General de República, entre otras instituciones.

Así mismo, resaltó la profesionalización de los agentes que dirigen y la inclusión de recursos para la lucha contra el narcotráfico.

El funcionario habló en la celebración de una misa en la Catedral Primada de América por el aniversario XXVIII de la creación de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD).

Comenta tu opinión

comentario...