Merán: “no podemos convertirnos en paraíso para las bodas gays

Merán: “no podemos convertirnos en paraíso para las bodas gays

SANTO DOMINGO. El presidente del Consejo Dominicano de Unidad Evangélica, reverendo Fidel Lorenzo Merán, recomendó a la Cancillería no continuar la autorización para realizar matrimonios entre personas de un mismo sexo en los consulados del país debido a que la República Dominicana corre el riesgo de convertirse en un destino para el “turismo nupcial gay”, situación que a su juicio atenta contra los valores y la moral de los dominicanos.
Dijo que las bodas gay son contrarias a la Constitución de la República y el país puede oponerse acogiéndose a la Convención de Viena.
Lorenzo Merán expresó que si bien es cierto que el territorio de una legación diplomática extranjera es inviolable y es como una extensión del país que representa, la Convención de Viena establece claramente que ésta debe estar sujeta a las leyes y reglamentos del país receptor.

Recordó que el artículo 41 párrafo 1 de la Convención dice lo siguiente: “Sin perjuicio de sus privilegios e inmunidades, todas las personas que gocen de esos privilegios e inmunidades deberán respetar las leyes y reglamentos del Estado receptor. También están obligados a no inmiscuirse en los asuntos internos de ese Estado”.

En otras palabras, los diplomáticos y todo personal de legación extranjera están obligados a respetar tanto las leyes como la Constitución de nuestro país.

“Al parecer los intereses de minorías gays apoyados por gobiernos, ongs y organismos multilaterales internacionales, en su empeño de celebrar la primera boda entre personas de un mismo sexo en el país han elegido un nuevo escenario: los consulados de países como el Reino Unido en el que su legislación ha permitido este tipo de uniones” expresó Lorenzo Merán.

Argumentó que el hecho de que el vocero de la Cancillería dominicana explicara que hace aproximadamente un año, la embajada británica remitió una nota verbal No.92-2013 al entonces canciller Carlos Morales Troncoso, en la que solicitaba información respecto si en el país existía algún obstáculo legal para la celebración de una boda entre dos personas del mismo sexo en esa dotación diplomática extranjera, implica que la Convención de Viena tiene sus limitantes.
Advirtió que la Constitución de la República Dominicana establece en el Artículo 55 que “la familia es el fundamento de la sociedad y espacio básico para el desarrollo integral de las personas.
Se constituye por vínculos naturales o jurídicos, por la decisión libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio o por voluntad responsable de conformarla”, por lo que los matrimonios gays de hecho deberían estar prohibidos en el país aún sean celebrados en un consulado.

Advirtió que los dominicanos no quieren que República Dominicana se convierta en un país de “turismo nupcial gay” lo que es contrario a las leyes, costumbres y valores morales.

Comenta tu opinión

comentario...

Noticias Relacionadas