La isla de Barbuda, por donde el ojo del poderoso huracán Irma pasó entre anoche y esta madrugada, quedó casi completamente destruida.

Así lo dejó saber el primer ministro de Antigua y Barbuda, Gaston Browne, durante una entrevista con la radioemisora de Antigua ABS.

«Es literalmente un escombro», así describió la situación en la isla el funcionario, según la prensa local.

Toda comunicación con Barbuda se perdió a eso de las 12:30 a.m. y por casi mediodía no se recibió información alguna del estado del daño tras el paso del ciclón y de la condición de los casi 2,000 residentes.

Durante la entrevista, que se logró a través de una llamada telefónica satelital, Browne confirmó que la mayoría de las estructuras de vivienda fueron destruidas, un 90%, estimó.

Alrededor del 60% de los casi 1.400 habitantes de la isla perdieron su casaUn niño de 2 años de edad murió cuando su familia intentó escapar cuando su casa quedó destruida durante la tormenta, relató Brown a AP.

En una entrevista con ABS television, el primer ministro indicó que si el huracán José presentara peligro para la zona, se tendría que desalojar a todos los residentes de dicha isla.

«Como está ahora, Barbuda es a duras penas habitable», destacó.

Browne sostuvo que en las próximas 18 horas se enviarán recursos para ayudar.  El nivel de desastre es tal, que hasta la infraestructura de las utilidades quedó destruida.  El envío de embarcaciones es difícil, por las condiciones marítimas, mientras que el aeropuerto también sufrió daños severos.

Comenta tu opinión

comentario...