SAN ANTONIO – Hace dos años, James Harden dijo que se merecía el premio MVP que fue otorgado a Stephen Curry. La temporada siguiente, Harden dijo que se sentía como el mejor jugador del planeta, y terminó en segundo lugar en la liga en puntuación y lideró a todos en cuestión de minutos e intentos de tiros libres. Pero Harden no recibió ningún premio de postemporada, y no hizo ninguno de los tres primeros equipos All-NBA.

Así que cuando Harden la otra noche le dijo de nuevo a un reportero en Washington, D.C. que era el mejor jugador en la liga, eso fue sólo un caso de él reiterando afirmaciones anteriores.

«Siempre ha sido un gran pasador», dijo el entrenador de losSan Antonio Spurs, Gregg Popovich, luego de que su equipo perdiera ante los Houston Rocketsel miércoles por la noche, 101-99. «Tiene la pelota en sus manos mucho más que un base organizador, es uno de los mejores jugadores de la liga, muy difícil de defender».

Harden grabó su primer triple doble de la temporada, y el décimo de su carrera, terminando con 24 puntos, 15 asistencias y 12 rebotes contra los Spurs. Se convirtió en el primer jugador en la historia de la franquicia en registrar un triple-doble con 15 asistencias.

Casi todas las noches, el entrenador de los Rockets Mike D’Antoni dice que Harden tuvo un monstruoso juego. Ha registrado 20 o más puntos en 23 partidos consecutivos lo que representa la racha más extensa de su carrera y que comenzara la temporada pasada. Esa cifra de 20 o más la ha logrado en 261 de 322 partidos jugados con los Rockets.

Harden dijo la semana pasada que le son indiferentes los números que ha estado produciendo e intenta no pensar en ello.

Contra los Spurs, Harden jugó 40 minutos, la mayor cantidad en la temporada.

Cuando se le preguntó si se quedó sin gas en el último cuarto, Harden exclamó: «¿¡Qué!?»

Parece estar bien, y los Rockets lo tomarán de su mejor jugador, que está haciendo un caso para ser el mejor jugador en la liga.

«Le pedimos mucho a él, y él estuvo jugando de gran forma a la defensa», dijo D’Antoni. «Quería mantenerlo fuera durante tres o cuatro minutos más, pero pensé que el juego se estaba saliendo de la mano. Teníamos que tener algún tipo de liderazgo, y lo traje de vuelta antes de lo normal».

Comenta tu opinión

comentario...