El Trabucazo de la Independencia

El Trabucazo de la Independencia

SANTO DOMINGO. Hoy celebramos el 171 aniversario de nuestra Independencia. Aquel 27 de febrero de 1844, los rebeldes encabezados por Sánchez ante la ausencia de Duarte, tomaron la Fortaleza Ozama en la capital Santo Domingo. La guarnición haitiana fue asaltada por sorpresa. Nació la Patria.

Matías Ramón Mella encabezó un grupo de insurgentes que llegó a la Puerta de la Misericordia, donde disparó el legendario “trabucazo de la Independencia” y Sánchez izó inmediatamente la nueva bandera dominicana al grito de ¡Dios, Patria y Libertad!

La valiente y hermosa historia de nuestro nacimiento republicano es por todos conocida.
Sin embargo, poco sabemos del arma con que Mella parió ese grito de libertad, ese “trabucazo de la Independencia”.

Si usted no lo sabía, El trabuco es un arma de fuego de avancarga, de grueso calibre, con un cañón corto y usualmente acampanado.

Es la prehistoria de la escopeta. Muy utilizado por las escuadras militares en los siglos XVIII y XIX.
Se cargaba por la boca y se disparaba mediante una llave de chispa.

Generalmente se cargaba con una sola bala de plomo, pero también podía utilizarse con más de un proyectil; es decir, con balas de menor tamaño (perdigones). Esta arma no era muy precisa por naturaleza, y, aunque tuvo usos militares, se utilizaba, generalmente, para disparar a blancos múltiples en vez de a un solo objetivo en concreto.

Durante el combate el arma era muy imprecisa, y rara vez acertaba en el blanco seleccionado, impactando en otros objetivos o en ninguno.

Es por esto que esta arma era más útil en los abordajes, durante las batallas navales, donde el combate era a corta distancia.

Comenta tu opinión

comentario...

Noticias Relacionadas