El intento de la ropa de volverse inteligente

Los dispositivos vestibles comienzan a abandonar la atracción mediática tras la tibia acogida de muchos de los dispostivos lanzados el pasado año. Pero quizá es un espejismo y estamos ante el comienzo de una era que amenaza con quedarse más pronto que tarde. A la espera de grandes del sector como el Apple Watch, que aparecerá en abril y será el momento para tomar el pulso a esta tecnología de reciente creación, los llamados «wearables» se encuentran en una interesante lucha que se centra, sobre todo, en las funcionalidades integradas (¿son necesarias? ¿faltan muchas?) y en el interior de los «cacharritos».

Durante el Mobile World Congress se ha exhibido el «boom» que estamos viviendo en dispositivos «wearables», sobre todo en formato de smartbands o relojes inteligentes. Todas las grandes marcas de telefonía móvil ya tienen, por lo menos, un modelo en el mercado. Y lo que irá llegando. De ahí que incluso los proveedores de componentes hayan virado sus líneas de negocio y hayan comenzado a explorar cómo crear chips más pequeños que se ajusten a las nuevas necesidades. La nanotecnología ha comenzado a dar sus primeros pasos, y grandes del sector como Qualcomm, MediaTek e Intel se encuentran en su particular luchar por hacerse con el control de los nuevos dispositivos vestibles.

El futuro, a juicio de los expertos, vislumbra un cambio de paradigma. Se intenta que el centro de la vida digital pase del bolsillo a la muñeca. Aún sin conseguirlo, porque aún a cuesta «saltar» de la muñeca al resto de ropa, explica en declaraciones a ABC Aise Ildeniz,vicepresidenta y directora general de desarrollo de negocio y estrategia del grupo de nuevos dispositivos de Intel.

La estrategia de Intel -asegura- se basa en colaborar con el movimiento «maker», aquellos que sin ser una empresa fabricante de tecnología construyen nuevos dispositivos con piezas de terceros. Esta compañía, que comenzó proporcionando a esta comunidad «Galileo» y «Edison», dos ordenadores con el tamaño de una tarjeta SD, perfecto para el «Internet de las cosas» y los «wearables», señala que con ellos se puede transformar una lámpara o una puerta en objetos inteligentes.

Comenta tu opinión

comentario...

Noticias Relacionadas