El árbol donde inició epidemia de ébola

El árbol donde inició epidemia de ébola

La fuente de la epidemia del ébola en curso en África Occidental puede haber sido un árbol hueco donde los niños jugaban con murciélagos. En una visita a Meliandou, el pueblo de Guinea, donde al parecer se inició el brote, los investigadores descubrieron el árbol y lo vincularon a una de las primeras víctimas del brote. Pero, en un giro inesperado, el árbol se quemó justo antes de que llegaran, frustrando su búsqueda de pruebas que pudieran confirmar el escenario.

Hace un año, un niño en Meliandou murió de una enfermedad misteriosa; pronto, su hermana, su madre y su abuela estaban infectados también. Por lo que los epidemiólogos afirman que los miembros de la familia fueron los primeros en morir en la epidemia de ébola en África Occidental, que según las últimas estadísticas de la Organización Mundial de la Salud ya ha enfermado a más de 20,000 personas y matado a más de 8, 000. Pero, cómo el niño contrajo el virus, este ha sido todo un rompecabezas. Antes del brote actual, sólo había un solo caso humano conocido de ébola en África Occidental.

Los brotes de ébola humanos en otros lugares se han relacionado con brotes en duikers de vida silvestre, incluyendo (pequeños antílopes), gorilas y chimpancés o se remontan hasta los cazadores que masacraron animales encontrados muertos en el bosque. Nadie sabe que los animales proporcionan el reservorio natural del ébola, pero los murciélagos son los principales sospechosos, así lo publica Science. Existen varios tipos de murciélagos que pueden sobrevivir a la infección experimental con el virus, y los investigadores han encontrado ARN del virus del ébola en al menos tres especies de murciélagos de la fruta. Eso hizo que los animales, comúnmente cazados y comidos en Guinea, se convirtieran en una de las principales fuentes del brote. Poco después de que el brote fue identificado como ébola en marzo de 2014, el epidemiólogo de la fauna Fabian Leendertz del Instituto Robert Koch de Berlín, fue al sudeste de Guinea para buscar signos de un brote en la vida silvestre.

Leendertz, junto con tres veterinarios alemanes y ocho expertos guineanos de una organización no lucrativa, la Fundación Wild Chimpanzee, pasaron cuatro semanas en la región, capturando murciélagos en cuatro sitios y estudiando dos áreas forestales protegidas. Los investigadores no encontraron evidencia de que los animales salvajes se morían de ébola, según informaron en un artículo publicado en línea en EMBO Molecular Medicine. Las poblaciones de chimpancés, antílopes y otros grandes mamíferos existían en los mismos niveles en los que habían estado en las encuestas anteriores en la región, realizadas en 2010 y 2011- una buena noticia para la conservación, dice Leendertz. Tampoco encontraron ninguna evidencia directa de infección por el virus del ébola en cualquiera de los 169 murciélagos (de al menos 13 especies) que capturaron y probaron. Pero su visita a Meliandou dio pistas intrigantes. Allí, se encontraron con un gran tronco de árbol cerca de una ruta muy transitada a un pequeño río donde los aldeanos lavaron sus vestidos. El árbol hueco estaba a sólo 50 metros de la casa donde vivía el niño; los niños solían jugar en ella, dijeron los residentes a los investigadores.

Pero el 24 de marzo, el árbol se quemó, y lo único que quedaba era el tronco, ramas caídas, y las cenizas. (No está claro si alguien le prendió fuego deliberadamente a causa de la epidemia del virus ébola. Hay diferentes historias sobre por qué se quemó, dijo Leendertz.

Comenta tu opinión

comentario...

Noticias Relacionadas