Anciano llamó al 911 porque no tenía que comer

Anciano  llamó al 911 porque no tenía que comer

Fayeteville, Carolina del Norte.- Cuando Marilyn Hinson recibió la llamada en el servicio de emergencias 911 para el cual trabaja, no podía dar crédito a sus oídos. Quien pedía ayuda no era la víctima de un accidente o un crimen, ni el dueño de un perrito atrapado en algún lugar, sino un anciano enfermo…y hambriento.

Según lo publicó el portal Viral, Clarence Blackmon, de 81 años, había regresado a su casa después de pasar meses en el hospital recibiendo tratamientos para el cáncer de próstata que padece desde 2008. Vive solo en Fayeteville, Carolina del Norte, y al llegar se percató de que no tenía comida.

“Yo no puedo hacer nada. No puedo ir a ninguna parte. No puedo salir de mi maldita silla”, dijo Blackmon en su llamada al 911.

El anciano le pidió a Hinson que fuera a la tienda y le comprara cualquier cosa de comida, pues cualquier alimento lo ayudaría, con la promesa de pagarle. Antes había intentado que el mercado local le llevara la comida a su casa, pero el establecimiento le pidió un depósito de dinero que él no podía pagar.

Su pedido tocó muy de cerca a la empleada del 911, quien sabe lo que es estar hambrienta.

“Él tenía hambre”, dijo Hinson en declaraciones a ABC News. “He tenido hambre. Mucha gente no puede decir eso, pero yo sí y no puedo soportar que una persona tenga hambre.”

Blackmon le dijo Hinson que lo único que quería era un repollo, unas latas de frijoles y remolacha, palomitas de maíz, jugo de tomate, y refresco Pepsi.

Lisa Reid, supervisora de Hinson, revisó los registros existentes del anciano y comprobó que estaba enfermo y no tenía familiares en el área.

Con la autorización de Reid, Hinson fue a un mercado y compró los alimentos. Luego, acompañada de agentes de policía de Fayetteville –previendo una situación inesperada en caso de que el pedido de ayuda hubiese sido falso-, le llevó la comida a Blackmon en persona.

Hinson le preparó un sándwich de jamón, que él dijo que sabía a gloria, y le dejó un par más preparados para más adelante. “Fue como el zumbido de un pequeño milagro en mi oído”, dijo Blackmon. “Pensé, ‘¡Jesús respondió a mis oraciones!'”

Blackmon trabajó durante más de 40 años para una compañía de petróleo. Su esposa, Wanda, murió en 2011 de cáncer y el anciano perdió la casa el año pasado, al no poder pagar las deudas pendientes.

“Doy las gracias al Señor por tener a Wanda durante el tiempo que la tuve, pero le echo de menos y a nuestra casa”, declaró el anciano a The Huffington Post. “La vida es impredecible y por desgracia, no es más fácil a medida que envejecemos.”

El anciano pronto recibirá los cuidados de una enfermera, quien lo visitará dos veces por semana. Las autoridades locales coordinan ahora con la iglesia local para asegurar que Blackmon reciba la ayuda que necesita.

Hazte fan de EL DEBATE en Facebook y síguenos en Twitter para estar actualizado de lo más relevante en Sinaloa, México y el mundo.

Comenta tu opinión

comentario...

Noticias Relacionadas