NUEVA YORK. Casi 60 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares a causa de conflictos, y mientras las necesidades humanitarias se incrementan cada vez más, los recursos escasean, denunció este jueves el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

«Hay amplias regiones que son un caos total .El mundo está en guerra. Hay amplias regiones que son un caos total. El problema es que las agencias humanitarias no tienen la capacidad ni el dinero para lidiar con las incesantes necesidades de millones de desplazados», denunció en rueda de prensa António Guterres, alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

El ACNUR presentó este jueves su informe anual sobre los desplazamientos forzados en el mundo que revela una situación jamás vista antes.

El informe, titulado Mundo en guerra, denuncia que los desplazamientos forzados no cejan de crecer, dado que en 2014 se registraron 59,5 millones de personas forzadas a abandonar sus hogares, mientras que en 2013 fueron 51,2 millones, y hace una década fueron 37,5 millones.

«El año pasado anunciamos que por primera vez desde la II Guerra Mundial había más de 50 millones de desplazados por conflictos en el mundo. Pues bien, en un año, ha habido un incremento del 16% y un 60% en una década», denunció Guterres. «Pero lo más preocupante es que hay una aceleración asombrosa. En 2010 los conflictos forzaron diariamente a 11.000 personas a abandonar sus hogares; en 2011, 14.000; en 2012, 23.000; en 2013, 30.000; y a finales de 2014 eran 42.500 diarios».

A pesar de este incremento incesante, y que por lo tanto, los presupuestos de las agencias humanitarias aumentan, los fondos disminuyen.

No alcanzamos ni la mitad de lo requeridoGuterres indicó que de los 7.000 millones presupuestados, sólo han obtenido 3.000, por lo que, añadió: «No alcanzamos ni la mitad de lo requerido y, esto, obvio, tiene graves consecuencias para los refugiados».

«Actualmente no tenemos la capacidad de ofrecer los mínimos estándares y eso teniendo en cuenta las necesidades dramáticas y el terrible sufrimiento de las personas a las que tenemos que apoyar», denunció.

Por otra parte, Guterres hizo un llamamiento a todos los países para que acojan a refugiados y no expulsen a inmigrantes económicos y que hagan todo lo necesario para «evitar que más personas mueran en las aguas del Mediterráneo o del Mar de Andamán».

Además, pidió a los Estados que luchen contra los brotes xenófobos y las actitudes excluyentes de su población, especialmente de los países ricos.

Comenta tu opinión

comentario...