SANTO DOMINGO. El presidente de la Cámara de Diputados, Abel Martínez, advirtió que nadie puede pretender «legalizar ilegales fuera de los fundamentos constitucionales» de nuestros países, porque ese no es el procedimiento legal en ningún país libre y soberano en el mundo moderno.

En su discurso de juramentación como titular Pro Tempore del Foro de Presidentes y Presidentas de Poderes Legislativos de Centroamérica y la Cuenca del Caribe (FOPREL), Martínez indicó que tampoco se permitirá que se siembren ideas globalizadoras claramente inductivas y apuntando directo hacia la destrucción de la identidad nacional bajo las actas de la ingeniería mediática del miedo, la manipulación y la intimidación.

“Y mucho menos, sobre los escombros de la soberanía nacional, la sangre y memoria de los padres fundadores de la República; pateando de ese modo, la dignidad, el honor y la historia heroica de nuestros próceres y mártires, aún vivos en el latir de nuestros corazones”, expresó durante el acto de traspaso de mando, celebrado hoy en el Salón de la Asamblea Nacional.

Martínez indicó que cada día es más tensa en el seno del Estado y el pueblo dominicano la intromisión de poderes extranjeros, incluyendo los más altos dentro de la pirámide de gobiernos de dominación global como las Naciones Unidas, para que violemos nuestra propia Constitución.

“Hay pueblos como la República Dominicana que desde el nacimiento del sol hasta el ciclo de cada 24 horas, su cuerpo político, social y cultural tiene que sentir el doloroso arrebato de un permanente stress individual y colectivo, inducido por los centros de poder global que como el hacha sobre el cuello del condenado, nos amenazan con arrancarnos el pedazo de soberanía y dignidad nacional que nos legaron nuestros padres fundadores”, aseguró el congresista.

Tras referir que con principios como ese, “no negociamos ni nos tranzamos”, Martínez instó a los presentes a no tener la menor duda de que el pueblo dominicano es solidario, noble y bueno; hospitalario y dotado siempre de una reluciente sonrisa y la actitud de un cálido abrazo, pero anotó que “nos duelen los golpes que nos han venido dando una y otra vez, cuando vienen desde los bien conocidos constructores de injusticia y los diseñadores de políticas internacionales con capacidad de odiar el cuerpo de naciones hasta borrarlas del mapa internacional”.
El legislador lamentó la inestabilidad política persiste de manera incesante en Haití, dentro de un clima de preocupación internacional que retrata, como el panorama actual, una crisis de naturaleza tan profunda, que agregado a la condición de país en estado de ocupación militar, su estatus político actual se encuentra agravado por la falta de funcionamiento de su Parlamento.

“Este panorama tan real, no es para juego de simuladores, puesto que todavía se matan y se hacen desaparecer países enteros; se echan a rodar las cabezas de líderes de muchas naciones; y se tiran por tierra himnos, escudos y banderas, y se levantan otras, aun en contra de las voluntades más legítimas”, agregó.

Llamó a los líderes congresuales miembros del Foprel a mantenerse alertas, conscientes de que el latente síndrome de la globalización asociado a las nuevas tecnologías, si bien son una de las conquistas más importantes del pensamiento moderno y postmoderno, no es menos cierto que igualmente representan cunas generadoras de los actos más letales que todos los días ponen en vilo la naturaleza y cohesión de la familia y de nuestras tradiciones culturales más elementales, incluyendo el exterminio de nuestros valores nacionales.

“Sobre todo, porque las heridas y golpes más salvajes que caen sobre los cuerpos de nuestras pequeñas naciones, ya no son perpetrados por los disparos de fusiles de alta tecnología, los aviones y tanques de guerra, sino por los efectos directos y colaterales de otras demoledoras armas menos convencionales y más sutiles; como aquellas que disparan directo a matar, disfrazadas con los trajes y vestidos de la falsa diplomacia más sinuosa, hipócrita y elegante”, concluyó.

En el acto de traspaso de mando de la XXXII Reunión Ordinaria del Foprel, el secretario ejecutivo del Foro, Santiago Ulises Rivas Leclaír, leyó el Acta de elección del nuevo presidente pro-tempore y juramentó al legislador dominicano en sus recién adquiridas funciones.

Martínez además recibió la bandera, el sello institucional y el ping correspondiente, de manos de Henry Mora Jiménez, quien preside la Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica.

Comenta tu opinión

comentario...