El Partido Revolucionario Moderno (PRM) responsabilizó este miércoles al presidente Danilo Medina de intervenir directamente en el proceso la licitación para la construcción de las plantas de Punta Catalina, favoreciendo a la empresa brasileña Odebrechet.

En rueda encabezada por el presidente y el secretario general del partido, Andrés Bautista y Jesús Vásquez  y Roberto Fulcar, director de campaña del candidato presidencial Luis Abinader, el PRM citó como pruebas de su afirmación la intervención y responsabilidad directas del presidente Medina en lo que denominó “costoso escándalo”.

Observaron que en abril del año 2012, durante la gestión del licenciado Celso Marranzini en la CDEEE, fueron anunciados al país los resultados de la licitación internacional No. 01-11-CDEEE en la que seis empresas internacionales habían precalificado para construir y operar a su entero costo varias plantas eléctricas de carbón y gas natural de 260 MW, cada una,  hasta totalizar mil megavatios de potencia.

“En ese esquema”, agregaron los dirigentes del PRM,  “el Estado dominicano no tendría que invertir un solo centavo, solamente comprarle, mediante contrato de largo plazo, toda la energía que produjesen esas plantas”.

Dijeron que  tan pronto el presidente Medina ascendió al poder en agosto de 2012, en lugar de darle continuidad al proceso de licitación de Marranzini, lo que hizo fue anularlo y abrir otra a principios del 2013 (Licitación CDEEE – LPI- 01-2013) en la que el gobierno le otorgó un contrato de construcción a un consorcio encabezado por la firma  ODEBRETCH por un monto de dos mil cuarenta millones de dólares (US$2, 040, 000,000),  pagaderos mediante deudas y desembolsos con cargo al presupuesto nacional.

“El presidente Medina prefirió endeudar al país por más de dos mil cuarenta  millones de dólares en lugar de aceptar que empresarios privados construyesen plantas por  1,000 megavatios sin costo para el Estado”, precisaron.

Preguntados qué harán ante el involucramiento del presidente Medina en la operación ilegal, los dirigentes dijeron que teniendo el mandatario a la justicia bajo su control corresponde al pueblo votar en contra de la corrupción, las sobrevaluaciones, el tráfico influencia y la vergüenza internacional a que el gobierno del candidato a la reelección expone al país.

Durante su rueda de prensa los dirigentes del PRM se refirieron a un correo electrónico enviado en agosto del 2012 por Marcelo Odebretch a la presidenta del Brasil, que surgió en el marco de la operación Lava Jato en que el jefe de la firma brasileña le sugirió que era importante que Rousseff hable de la confianza que tiene en Odebretch y de la disposición del financiamiento del BNDES (Banco de Desarrollo de Brasil) para sus proyectos.

Aludieron a un reportaje de ayer del periódico norteamericano El Nuevo Herald que dice disponer de documentos demostrativos de que el gobierno dominicano suministró a Odebretch información privilegiada para ayudarle a ganar la licitación de la construcción del proyecto eléctrico.

Recordaron que con anterioridad el PRM editó el documental “La Verdad que Danilo Oculta”, proscrito por el gobierno mediante el amordazamiento de los medios que se habían comprometido a publicarlo, resultando que ahora El Nuevo Gerald viene a confirmar los hechos de corrupción denunciados.

 

Un soldador ganando más que el presidente Medina

El reportaje del diario de Estados Unidos establece que para justificar esa exagerada suma, sobrevaluada en unos mil cien millones de dólares (US$ 1,100,000,000), si se compara con la oferta de 900 millones de dólares que hizo la firma china Gezhouba Group en la licitación, Odebretch incluyó, y el Gobierno y la CDEEE aceptaron, cotizaciones de salarios, equipos y consultorías por montos exagerados en cualquier lugar del mundo.

Puntualizan que la noticia ha sido publicada en el diario O Globo de Brasil, y en esta semana El Nuevo Herald, de Miami, ofrece detalles como los siguientes:

“Según el contrato aprobado por el Congreso (dominicano) y sometido por el Gobierno de Danilo Medina en el 2013, los soldadores contratados para la obra recibirían pagos de US$ 99.96 dólares por hora, los capataces $49.40 dólares por hora y los albañiles $32.42 por hora.

Asimismo, carpinteros tenían previsto recibir $32.42 y los electricistas $29.25 por hora.

Los salarios más bajos están reservados para los “trabajadores no calificados”. No obstante, el $18.55 la hora que éstos tenían previsto cobrar superaba los $16 por hora que cobra en promedio un soldador en Estados Unidos.

A la tasa de cambio de 41.3 pesos por dólar que estaba vigente en el 2013, año en que fue firmado el contrato, el salario del soldador trabajando a tiempo completo equivaldría a 660 mil 535.68 pesos al mes, superando los 450 mil  pesos por mes que obtuvo el presidente Danilo Medina ese año”.

El PRM afirma que investigaciones propias indican nuestras que esos altos salarios no se están pagando en realidad en Punta Catalina, sino otros muy por debajo, y ODEBRETCH se está quedando con la gran diferencia de pagos.

Dijeron que en el esquema de corrupción el sobrante de las sobravaluaciones es distribuido entre los directivos de las firmas constructoras, y los funcionarios del gobierno y otra parte ha sido usada para financiar la campaña reeleccionista del presidente Medina.

Ese patrón de sobrevaluación  lo siguió Odebretch no sólo con los salarios sino también con equipos, accesorios y consultorías, razón por la cual el monto del contrato ascendió a los 2 mil 40 millones de dólares (cerca de 85 mil millones de pesos), citaron.

El PRM ve como agravante en la actuación del gobierno del presidente Danilo Medina que para la fecha de aprobación del contrato que la favoreció ya Odebretch estaba siendo investigada en Brasil precisamente por corrupción y sobrevaluación de obras de infraestructuras en un esquema del que se beneficiaban los funcionarios de los gobiernos que pagaban las obras. Ese fue el esquema aplicado por Odebretch en Brasil, Angola, El Salvador, Venezuela y la propia Republica Dominicana.

Expusieron que pese a la sobrevaluación Odebretch no ha cumplido con su contrato puesto que debió aportar en el 2015 la suma de 656 millones de dólares para financiar la construcción, a través del banco brasileño BNDES y, sin embargo, hasta la fecha no se ha recibido un solo centavo.

Dijeron que el incumplimiento ha traído retrasos y nuevos costos financieros al  proyecto puesto que la CDEEE tiene préstamos que pagar con otros bancos, y contratos con decenas de suplidores y si por falta de recursos cae en mora o incumplimientos el Estado dominicano se ve obligado a nuevos empréstitos y a realizar pagos no previstos.

En la actualidad, el proyecto de Punta Catalina está en el limbo por falta de financiamiento.

El contrato de Odebretch es solo una parte del costo de construcción de las plantas de Punta Catalina, puesto que habría que agregarles los costos de terrenos, subestación de transmisión, consultorías, inspecciones y pagos de intereses por préstamos, todo eso implica que el costo final de la obra superaría los $US 2, 500 millones de dólares.

Comenta tu opinión

comentario...